jueves, 31 de enero de 2019

AUA DIL MER


Las zonas rurales de cota baja, dieron paso a los elevados prados alpinos donde las vacas pastaban impasibles al paso del hombre. Atrás quedaban las granjas y el reducto mas arraigado de esta tierra, resistiendo a una Suiza mas tecnológica y avanzada. Estas praderas de montaña siguen siendo el testigo mas fiel a una gente distinta a la de ciudad, adaptados a un medio de vida tan antiguo como duro a la vez. Nos encontramos en los Grisones, el canton con la densidad de población mas baja del país, pero por contra con la mayor superficie con diferencia al resto. Ciertamente, aqui se respira un aire mas tranquilo y espacioso, una serenidad a cierta altura que solo se ve afectada por los cencerros del ganao y el incesante ruido del agua mas purificada del planeta, que circula por los ríos y barrancos. Y como no podía ser de otra forma, faltaba la presencia en este blog, de uno de los cañones mas completos, deportivos, técnicos, interesantes y apasionantes de todo un país, Aua dil Mer.
 











































Nuestra ruta comienza desde el lago de Pigniu, un enclave único en medio de un escenario alpino. Abandonamos el asfalto y el hormigón que construye la enorme presa que retiene las aguas de el cañon que nos ocupa, para adentrarnos en una estampa montañosa y escarpada, tan perfecta y bella que uno se siente en el paraíso. La misma sensación que nos envuelve año tras año, cada vez que pisamos estas montañas, abrigados contra el frio cortante que caracteriza esta tierra. El cosquilleo en el estomago cuando se nos va la mirada a las imponentes cascadas en el horizonte, desde fuera, meandros y colectores glaciares seccionados con la precisión de el mejor cirugano del mundo, la naturaleza. Desde dentro todo lo contrario, cauces totalmente asimétricos y cargados con miles de formas.
 





















 





















Aua dil Mer es un cañon extraordinario. Después de Segnes, para mi gusto es el segundo mejor de Suiza oriental. No llega a ser perfecto por los cortos tramos abiertos que le dan un respiro entre secciónes, pero a pesar de que no se viva una sensación comprometida al cien por cien, el descenso es muy intenso desde el comienzo hasta el final. Se puede diferenciar una primera parte estrecha y tremendamente esculpida con una serie de rapeles de todo tipo, una segunda parte mas abierta pero con cascadas mas altas y en ocasiones técnicas, aquí se encuentra la gran cascada del descenso de unos 130 metros en total, fraccionanda en tres. Y una ultima parte otra vez formada, no tan estética como la primera, pero con rapeles por lo activo, pozas profundas y un sifón. El recorrido total del descenso es de alta calidad, muy atlético y penetrante.
























En el cañon se viven momentos álgidos, compenetrando un potente caudal con una formación sinuosa y repleta de formas heterogéneas, estructuras psicodélicas y ameandradas que solo las dan estos singulares cañones glaciares. En nuestro caso, cogimos unas condiciones turísticas, tanto con la meteo y el nivel de agua, que en contadas ocasiones se disfruta este cañon de esta forma. La versión "sufrida" es la que impone el cañon normalmente siendo un recorrido exigente en todos los aspectos. El recorrido integral tiene una infinidad de rapeles, hay que prestar atención al horario y la evaluación del caudal, ya que todo se puede complicar mucho y a mayor recorrido, mayor será el tiempo en condiciones adversas. Hay varios testimonios de equipos muy experimentados que tuvieron que abortar el descenso sin acabarlo por infortunadas circunstancias. Aua dil Mer forma parte de los cañones de elite y uno de los mejores descensos que existen en nuestro continente.











































English Versión


The low-lying rural areas gave way to the high alpine meadows where the cows grazed impassively as the man passed by. Back were the farms and the strongest redoubt of this land, resisting a more technological and advanced Switzerland. These mountain meadows continue to be the most faithful witness to others people different to the city, adapted to a way of life as old as it is hard at the same time. We are in Graubünden, the canton with the lowest population density in the country, but by contrast with the largest area with difference to the rest. Certainly, here you can breathe a more calm and spacious air, a serenity at a certain height that is only affected by the cowbells of the cattle and the incessant noise of the most purified water on the planet, which flows through the rivers and canyons. And how could it be otherwise, was missing the presence in this blog, one of the most complete, sporting, technical, interesting and exciting canyons of a whole country, Aua dil Mer.











































Our route starts from Lake Pigniu, a unique enclave in the middle of an alpine scenery. We leave the asphalt and concret that builds the huge dam that holds the waters of the canyon that occupies us, to enter in a mountain steep, so perfect and beautiful that one feels in Paradise. The same feeling that surrounds us year after year, every time we tread these mountains, dressed and warm against the intense cold that characterizes this land. The tingling in the stomach when we look at the imposing waterfalls on the horizon, from outside, meanders and glacial colectors sectioned with the precision of the best surgeon in the world, nature. From the inside, on the contrary, totally asymmetric channels loaded with thousands of shapes.





















Aua dil Mer is an extraordinary canyon. After Segnes, for my taste it is the second best of the whole Eastern Switzerland. It does not become perfect because of the short open stretches that give it a break between sections, but despite the fact that there is not a 100% of commitment, the descent is very intense from the beginning to the end. You can differentiate a narrow and tremendously sculpted first part with a series of rappels of all kinds, a second part more open but with higher cascades and sometimes technical, here is the great waterfall of the descent of about 130 meters in total, fractioned in three. And a last part again formed, not as aesthetic as the first, but with rappels in the active, deep pools and a siphon. The total descent is of high quality, very athletic and penetrating.





















In the canyon there are sharp moments, permeating a powerful flow with a sinuous formation and full of heterogeneous forms, psychedelic structures that are only given by these unique glacial canyons. In our case, we caught a tourist conditions, both with the meteo and the water level, that in rare occasions this canyon is enjoyed in this way. The "suffered" version is the one that imposes normally the canyon being a demanding route in all aspects. The integral route has an infinity of rappels, we must pay attention to the schedules and the evaluation of the flow, since everything can be much more complicated and the longer the route, the greater the time in adverse conditions. There are several testimonies from very experienced teams that had to abort the descent without finishing it due to unfortunate circumstances. Aua dil Mer is part of the elite canyons and one of the best descents that exist in our continent.


























Fotos mias y de Sacha.

 

domingo, 13 de enero de 2019

TALBACHFALL


En nuestra búsqueda insistinte de cañones extremos o glaciares, encontramos este pequeño descenso que se iba colando año tras año y nadie lo hacia. Desde su apertura, apenas tuvo repeticiones, y la ultima constancia de su descenso remonta de varios años atrás, por lo que no sabíamos el estado de los anclajes. Este fue el menor de los problemas, después de la experiencia de un primer intento fallido a consecuencia de una subida repentina de caudal. En efecto, Octubre de 2018, reunido con Sacha nos disponemos para hacer el cañon, gran parte de los recorridos glaciares suizos se encuentran factibles aunque con un elevado caudal. Comenzamos el acceso con un cielo azul pero con una temperatura medio fría para el perfil de este tipo de cañones. En la parte inicial del descenso esta todo el prado con escarcha de haber helao a la noche, y el frio es mas patente, es posible que haya una diferencia de cinco grados respecto al resto del acceso. Apenas paramos para beber o comer algo, nos ponemos el traje de cañon rápidamente. El sol sigue brillando intensamente en un despejado cielo azul, pero aun no somos afortunados de disfrutarlo, el inicio del cañon es sombrio y simula una nevera en las  primeras horas de la mañana.
Rapeles siempre por el activo
Inicio de la parte interesante





















Toni saliendo de otra poza


Corto rapel con poza profunda





















Vestidos ya con la indumentaria necesaria, comenzamos esquivando la roca que se encuentra con una traicionera fina capa de verglas, nos metemos en el agua para ir avanzando. Al momento de empezar, ya estamos completamente mojados a causa de un pequeño resalte profundo y llegamos al primer rapel. Miro la vista atrás y algo no marcha bien, hemos empezado con un caudal inocente y por arte de magia vemos subir el caudal muy rápidamente en segundos, doblado, triplicado en menos de un minuto! Pero todavía no ha parado de subir, sigue haciéndolo! Estamos alucinando y no damos crédito a lo que pasa. En menos de cinco minutos ha subido tanto el caudal que lo vemos imposible. Me dice Sacha que la subida es natural, no hay ninguna presa mas arriba y que hay glaciares muy grandes que alimentan el cañon. Yo creo que ya esta todo dicho, decidimos abandonar, todo el cauce es una lengua blanca de agua glaciar emulsionada y rabiosa, y quien sabe si seguirá subiendo. Por suerte no hemos echo el primer rapel y podemos salirnos fuera sin ninguna complicación.
  
Este es el momento de la subida de caudal
Sacha en el resalte antes de la crecida. Caudal normal
En menos de 5 minutos, pasamos a esto 






















Ya de vuelta, vamos hablando de lo sucedido. Orientación de los glaciares, temperatura no lo suficientemente fría, posible descongelación de alguno de los colectores bajo el glaciar que sustente algún lago interno... Todo quedo en una anécdota.
22 días después a esto, regreso con Dani (cabres) y Toni (asalvajaos) para intentar volver hacer el cañon. 12 de Noviembre, un frio un poco mas consecuente y una estabilización de los glaciares nos deja hacer el cañon sin ningún problema, con un caudal de lo mas normal y sin ninguna variación.
Talbachfall es un cañon corto y acuatico, la primera mitad del recorrido no tiene interés pero la cosa cambia en su parte final. Una sucesión de pequeñas cascadas con amplias y profundas pozas se disfrutan en la segunda mitad. El color del agua siempre es grisáceo y opaco, impidiendo saber la profundidad. No obstante, se puede hacer un buen tobogan antes de la cascada final que es el punto culminante y mas fotogénico. Aquí, la cascada de mas de una veintena de metros a moldeado un gran puente de roca natural. El rapel es deportivo y muy bello, también resbaladizo.
 
Ultimo rapel bajo el puente de roca
Tobogan
 
 
 
 
 
 
 









Profunda poza del final salvo donde nos encontramos de pie
 

GAVIROLAS + FLUAZ


Segunda intentona de una de las integrales mas duras, largas y frias de Suiza. Han pasado dos años desde nuestro ultimo intento en esta integral. Un recuerdo agridulce que pretendía borrar pero que una vez mas no pudo ser. Es cierto que en la primera vez, además de una planificación imprudente, el caudal según avanzaba la jornada nos lo complico aun mas, teniendo que desistir finalmente. En esta segunda vez, básicamente fue ceder ante un caudal realmente afectado por la fusión glaciar y nuevamente casi al final del recorrido. No me lo podía creer, se volvia a repetir la pesadilla casi en el mismo sitio de la primera vez. A pesar de encontrarnos con un horario mas que holgado para acabar el descenso, llego un momento que el caudal aumento considerablemente, por suerte, la senda de acceso se encontraba a mano y el grupo no dudo en renunciar al descenso. Yo básicamente me limite a ver, oir y callar entre un potente grupo de suizos, alguno de ellos uno de los aperturistas de estos temibles descensos.
GAVIROLAS
GAVIROLAS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
GAVIROLAS
GAVIROLAS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Casi mil metros de desnivel, un sin fin de rapeles, de pozas profundas gélidas, de hielo en las cotas mas altas, de caudales considerables en las partes mas bajas, hicieron que la casi integral se me hiciera bastante mas dura que la primera vez. Esta vez había mas hielo, había mas agua y hacia mas frio que hace dos años. Realmente esta travesia te deja sin aliento, sin energía, sin calorías. Es imprescindible un grupo fuerte en el que trabajen todos porque lo demás es inviable. Tuvimos que reasegurar algunos pasos para alcanzar cabeceras a causa del verglas y reponer y adjuntar varios anclajes en Gavirolas , parece que desde nuestra ultima visita en 2016 nadie mas paso por allí.
 
GAVIROLAS
GAVIROLAS


GAVIROLAS
GAVIROLAS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una vez mas, me vuelven a descolocar estos dos descensos tanto, que ya me queda claro que es el recorrido mas extraño y complejo de entender de todos los aquí presentes. Todavía no entiendo porque la primera vez llevaba menos agua Gavirolas que Fluaz y esta vez fue al revés. Sigo sin entender como puede variar el caudal tanto en tres días de estar factible a estar pasado con unas parecidas temperaturas. Los cañones vecinos también glaciares estaban estables, en cambio en Fluaz pude verificar los días consecutivos, un caudal inofensivo a primera hora de la mañana y un caudal mas que doblado a la tarde. Solo puedo advertir con atencion en el incremento del caudal durante la jornada el dia que nos dispongamos hacerlo.
 
Ultimo rapel de Gavirolas
 
FLUAZ
FLUAZ
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Andi en acción. FLUAZ
 
Por suerte, pudimos hacer un tramo corto pero muy bueno que se nos paso la anterior vez pensando que allí no había nada y evitándolo por un lateral. Este tramo esta después de que acaba Gavirolas y comienza Fluaz en su parte mas psicodélica y estrecha, se encuentra algo separado del comienzo evidente, por lo que si se accede del lago es posible no llegar a esta primera parte realmente buena, formada y acuática, después queda un poco de andar por rio abierto hasta que de nuevo se vuelve a formar Fluaz y que es donde empieza la parte mas lúdica con saltos, destrepes kamikazes e inmersiones constantes en profundas pozas que te dejan helado.
El sendero que sube del lago para el acceso a Fluaz lo testamos en bajada y se vuelve en ocasiones expuesto, no quiero pensar con nieve o hielo... Por lo demás es una senda realmente bella y alpina con unas vistas extraordinarias.
Resumiendo, un cañon verdaderamente intenso y bello, Gavirolas, y  otro cañon de lo mas insolito y complicado que existe, Fluaz, con la casi integral mas dura que he podido hacer hasta el momento.
 
FLUAZ
FLUAZ

Ultimas cascadas de Fluaz